29 de septiembre de 2023

Despertar Entrerriano

Diario de Concordia

Más que Tijeras: Un vistazo al mundo de la peluquería de la mano de Jorge Luis Coiffeur

En esta edición de Entrevistados de Despertar Entrerriano nos encontramos con Jorge Luis Coiffeur, peluquero en su propio salón de belleza, en conmemoración al 25 de Agosto, Día Internacional del Peluquero.

Jorge Luis Coiffeur, es peluquero en la ciudad de Concordia hace 23 años, y empezó desde muy joven en esto que tanto le apasiona.

Empezó a cortar el pelo a los 11 años, como juego de chico, pero le salió bien, «seguí con eso como joven» dijo. A los 15 años luego del fallecimiento de su padre, al quedar solo con su madre, no quería sentirse un peso, así que decidió perfeccionarse en lo que hasta ese momento era su hobby, la peluquería; «busqué para estudiar, y a los 17 años empecé, a los 18 me recibí y ahí comencé a trabajar».

Dos años después, luego de estar dos años realizando domicilios logró tener su propio salón «Jorge Luis Coiffeur». «Fue difícil, empecé en la crisis del 2002 y bueno, la manera de lograr sobresalir o adquirir clientela fue aceptando los federales que eran bonos en ese momento, así que aproveché esa oportunidad donde nadie aceptaba los federales y me fue muy bien».

-¿Cuál fue el momento más memorable que le ha dado su carrera?

«Yo creo que el momento más memorable es cuando te reconocen, si bien hay varios momentos memorables, cuando te reconocen, cuando te recomiendan, cuando dicen: «anda con él, que es bueno», esos son momentos memorables que se dan día a día».

-Ya que ha estado tantos años en este rubro, ¿notó cambios a lo largo de la historia de la peluquería?

«Sí, la peluquería tiene mucha historia, año a año va cambiando y hay que ir adaptándose a esos cambios; por eso yo siempre me actualizó, siempre curso, trato de prepararme, mirando las tendencias, ya que siempre cambia, en la moda las décadas son muy marcadas, entonces hay que estar preparado para eso».

-¿Qué aspectos se consideran más importantes al trabajar con clientes para garantizar que sus deseos se reflejen en los resultados finales?

«Lo más importante es la cordialidad y el profesionalismo. Siempre tratamos de ser muy amables con la gente, atenderlos lo mejor posible y hacer las cosas de la manera más profesional para que la gente vuelva, tratamos de captar al cliente desde ese punto. Siempre hay que saber escuchar. Entender muchas veces no es fácil, o sea que tenés que meterte en la mente del cliente para saber qué es lo que busca, qué es lo que pretende y ahí son muchos puntos que mirar: el tipo de cabello y las facciones, la forma del cráneo en sí, es todo un conjunto, hasta inclusive qué es lo que hace cotidianamente ese cliente, si ese cliente tiene tiempo de acomodarse el pelo o no tiene tiempo, facilitarle las cosas para que no se le complique después porque se puede hacer millones de cortes, pero a veces la gente va a la casa y no se lo puede arreglar más. Entonces hay que pensar en muchísimas cosas, detalles que son buenos para el cliente. La personalidad del cliente tiene que ver en esto, porque no es lo mismo la personalidad de un chico, una chica adolescente, de una persona ya más grande que trabaja, que tiene que tener una imagen más responsable y por supuesto a las personas mayores que ya son más estructuradas».

-En cuanto a coloración, y corte este año, ¿qué técnicas prefieren los clientes?

«Hoy en día la estrella es el Balayage, eso es algo que viene marcando tendencias desde ya una década más o menos y es lo que sigue, la mayoría busca eso, algo que ilumine, algo que sea moderno pero a la vez que no sea como cualquier otra tintura o un reflejo que queda muy marcado de la raíz y después hay que mantenerlo muy seguido».

«En corte, en caballeros hoy se usa lo que se dice el fake, que es bien rapado y va creciendo arriba. En las mujeres se usan mucho las capas y más capas en el pelo. Estamos volviendo ahora a los 80, estamos volviendo para atrás, muy atrás».

-Cómo peluquero, en su experiencia, ¿cuáles son algunos de los desafíos más comunes que tiene y cómo los aborda?

«Entender al cliente, porque a veces vienen con el celular, te muestran la foto y te dicen: «Quiero quedar así», y a veces uno piensa: «¿Cómo hago para explicarle que no es lo suyo?». Entonces el desafío es lograr que el cliente se vea bien con la idea que trae, que vaya acorde con eso».

-¿Le ha sucedido alguna vez tener algún cliente que haya quedado insatisfecho?

«Sí, por supuesto, no somos perfectos, hemos tenido algunos errores y han llegado gente con cosas que no le gustan de otro salón, no es porque estén mal hechos, pero bueno, no era lo que pedían y también hay que entenderlos, a veces también pasan por un mal día los clientes y bueno, ese día no se ven bien».

-¿Puede ser que las emociones influyan en el resultado final del trabajo realizado en la cabeza del cliente?

«Las emociones no, pero sí lo que es físico. A las mujeres les pasa que cuando están con cambios hormonales, sí les varía o les afecta, cambia el hecho que tome o no tome una cana por ejemplo, que se aclare o no más rápido el cabello, etc. Así que más que nada es lo físico y no tanto lo emocional».

-¿Le ha pasado que clientes hayan cambiado de opinión justo en el momento que les está haciendo un trabajo?

«Sí, varias veces me ha pasado, que les pasa que cuando no se ven como pretendían verse, dicen «Uy, no, esto no es para mí»; en un corte ya no se puede volver atrás, entonces hay que resolverlo rápidamente; mostrándoles que hay distintas opciones dentro del corte, por ejemplo, cómo se pueden peinar, de una manera que ellos se puedan ver y por supuesto hay que entrar en la psicología, los peluqueros somos medio psicólogos, así que tenemos que entrar por ese lado»

-¿Qué tipos de tratamientos capilares ofrece y recomienda para el cuidado y la reparación del cabello dañado?

«Lo que yo siempre propongo son más que nada tratamientos de reconstrucción, nutrición o hidratación; por ahí lo más, de lo que hoy en día se utiliza mucho, recomiendo un botox, qué es lo más suave dentro de toda esa categoría que se usa ahora, que son las queratinas, los plastificados, el laminado, todo eso, que para mí no son buenos para el cabello; pueden ser una solución inmediata, pero no es bueno a largo plazo para el cabello, o sea, lo maltrata».

-Como profesional, ¿cómo cree que la peluquería contribuye a la autoexpresión y la confianza personal del individuo o cómo las personas se sienten con ellas mismas?

«Si el trabajo que uno hace es bueno, esa persona sale a la calle con otra actitud, obviamente si se ven bien, van con la cabeza en alto, mostrándose, y luciendo qué es lo que llevan en la cabeza. Yo creo que es muy importante, y siempre digo que el pelo es el marco de la cara, entonces, donde se ven bien, van a salir bien».

-¿Qué consejo le daría a alguien que está considerando adentrarse en el mundo de la peluquería? ¿Cuál es la clave para sobresalir y prosperar en este campo en constante evolución?

«Lo más importante es hacerlo, si te gusta hacerlo, no hacerlo solo por una salida laboral. Por supuesto que también es válido, más que nada hoy en día, pero si te gusta, meterle para adelante y tomarlo de una manera profesional, no solo como un simple oficio, sino de manera profesional, porque es un negocio rentable si se lo toma de esa manera, o es simplemente un oficio que te va a dar de comer. Así que los chicos jóvenes deben entender que esto evoluciona día a día, que esto es mucho más que simplemente hacer un corte o un color, detrás de todo eso hay que manejarlo como una empresa también, donde hay que manejar los números, donde si se tiene hay que manejar un personal y hay que hacerlo de manera siempre correcta, en todo sentido».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.
YouTube
YouTube
Instagram
WhatsApp