27 de noviembre de 2022

Sigue la guerra de la media res: Los frigoríficos chicos aseguran que el troceo perjudicará a productores y consumidores

Ante el debate abierto por el troceo de la media res de la carne vacuna, tras su segunda postergación dispuesta por el Gobierno hasta el 15 de enero de 2023, los frigoríficos del interior del país aseguraron que la puesta en marcha del sistema que defienden los grandes frigoríficos exportadores, busca «la concentración comercial, industrial y perjudicará a consumidores y productores» pecuarios. Así lo expresó el vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales de Argentina (Fifra), Daniel Urcía.

Durante el último fin de semana y en diálogo con este medio, el empresario Martín Costantini, titular de Frigorífico Rioplantense, volvió a mostrarse a favor de la propuesta del Gobierno y pidió que no se prorrogue más la entrada en vigencia del troceo de la media res.

Ante la pretensión oficial de promover un sistema de abastecimiento de trozos de carne vacuna que no superen los 32 kilos de peso, lejos de la media res que se entrega aún hoy a carnicerías y supermercados, Urcía indicó en un documento que publicó la entidad, que uno de los objetivos que se pretende con la medida es eliminar al carnicero que desarmando la media res atiende a su clientela: justamente una unidad de negocios que no es útil para el modelo concentrador.
Además, el empresario cordobés afirmó que la medida sólo beneficiará a los grandes frigoríficos exportadores que quieren tener más participación en el mercado interno.

Según el referente de la Federación, en el caso de implementarse la medida afectará la libre formación de los precios que percibe el productor, que puede elegir entre más de 350 plantas de faena y más de 2.500 faenadores para ofrecer su producción, atentando con uno de los pocos mercados de libre competencia que tiene nuestro país. Nosotros insistimos y explicamos los enormes perjuicios que tendrá el troceo sobre consumidores, comercializadores, frigoríficos y productores. La medida sólo beneficiará a los grandes frigoríficos exportadores que quieren tener más participación en el mercado interno.

Además, Urcía señaló que lamentablemente el Gobierno, que dice estar del lado de los que más necesitan, termina siendo facilitador de una clara acción que esconde fines económicos que implica la concentración de la faena en los exportadores de carne y por consiguiente tiene por intención llevar al cierre de frigoríficos y carnicerías, con un claro encarecimiento de la carne para el consumidor. La realidad se ocupó de demostrarlo, tornando en imposible la entrada en vigencia del troceo.

Postergación

Lo último que planteó el dirigente fue en alusión a las diferentes situaciones que debió enfrentar la Secretaría de Agricultura de la Nación para avanzar con la implementación de la medida, en medio de la insistencia de buena parte del sector frigorífico y matarifes y abastecedores que pedían cambios en el mecanismo diseñado por el Gobierno. Por tal motivo, a lo que sumó el rechazo que había en las provincias productoras, se decidió postergar hasta el 15 de enero próximo la medida.

El vicepresidente de Fifra recordó que desde la entidad siempre propusieron el uso de medios mecánicos como salvaguarda de la salud de los trabajadores y un trabajo integral para lograr un estándar sanitario básico con participación activa de las provincias, que implica la modificación de la Ley Federal Sanitaria de Carnes y la unificación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) como único organismo de aplicación Sanitaria. También aseguró que la Federación cumple con todas las condiciones higiénicas sanitarias vigentes.

Por último, se refirió al rol del consumidor en toda la cadena de comercialización de la carne vacuna. «El razonamiento de ellos es simple: si la carne estará más tiempo en el frigorífico, demandara más camiones para el reparto, se necesitará de más tiempo y de más viajes de descarga por parte del trabajador que al usar medios mecánicos deberá realizar cinco viajes por cada media res, el costo será mayor y eso lo pagará el consumidor y, además, el carnicero no contará con todos los cortes que su clientela demande, el perjuicio es entonces evidente.

Fuente: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *