Despertar Entrerriano

Diario de Concordia

¿Qué son las habilidades blandas? Aprende a potenciar tu vida personal y profesional

Hoy en día, hay un gran número de profesionales muy bien capacitados en diversas áreas. Esta es una excelente noticia, pero también es un factor que dificulta a las organizaciones tomar una decisión clara al momento de hacer una contratación. Por ello, se hizo necesario hace hincapié en otro tipo de competencias más humanas: las habilidades blandas.


Se trata de competencias que se relacionan más con el ser y con la inteligencia emocional. También se le conocen como soft skills. En esta nota vamos a profundizar en cuáles son y cómo pueden ayudarte en el plano profesional y personal.

¿Qué y cuáles son las habilidades blandas?
Para comprenderlas mejor, es necesario tener muy claro qué son las habilidades. Pues bien, hay que decir que este es un concepto que cuenta con múltiples interpretaciones, según lo han relatado expertos en el tema.

No obstante, hay un punto común: las habilidades se relacionan con aquellos conocimientos, destrezas y capacidades que se pueden desarrollar a través de la formación. En otras palabras, hacen referencia al nivel de manejo de una o varias tareas en específico que puedes adquirir.

Cuando ese dominio tiene que ver con conocimientos técnicos y académicos, entonces hablamos de habilidades duras. Algunas de ellas son las siguientes:

Ortografía.

Expresión oral.

Programación web.

Manejo de contabilidad.

Dominio de un segundo idioma.
Ahora vayamos a lo nuestro: las habilidades blandas. Estas se vinculan con la inteligencia emocional y con el modo de relacionarse e interactuar con las personas. Aunque en los últimos años se ha puesto el foco en este tipo de competencias, no hay manera de cuantificarlas, pero sí de identificarlas.

Entre las habilidades blandas que más sobresalen en el entorno laboral, según instituciones educativas como la Universidad EAFIT de Colombia, encontramos las siguientes:

Liderazgo.

Negociación.

Comunicación.

Atención al detalle.

Trabajo en equipo.

Pensamiento analítico.

Relaciones interpersonales.

Las 5 grandes habilidades blandas
Pese a que las mencionadas son consideras las más demandadas, otros investigadores han trabajado en un concepto más amplio. El mismo agrupa cinco de las habilidades blandas consideradas esenciales:

Apertura a nuevas experiencias: lo que hace a las personas más curiosas, artísticas y poco convencionales.

Responsabilidad: tiene una asociación directa con el éxito, respecto a los resultados planteados.

Extraversión: una habilidad presente en personas seguras de sí mismas, con gran energía, amables y muy sociables.

Afabilidad: identifica a quienes son más flexibles, sensibles, tolerantes, modestos y perdonadores.

Estabilidad emocional: se traduce en ausencia de cambios bruscos de humor y consistencia en las reacciones emocionales.

En el primer escenario, complementan las habilidades duras o técnicas que se tengan. Esto hace a los profesionales íntegros e idóneos, llevándolos a destacar entre la gran cantidad de candidatos que pueden aplicar a una vacante.

Además, dependiendo del tipo de habilidades blandas que se tengan, los profesionales pueden crecer y apuntar a cargos altos. Por ejemplo, cuando hablamos de un puesto enfocado al manejo de equipos, no solo se tendrá en cuenta la experiencia, sino el liderazgo, el manejo de grupo, la comunicación asertiva, la toma de decisiones y la flexibilidad.
Ahora bien, hablando del escenario personal, hay que decir que los investigadores han identificado que la ausencia de habilidades blandas también afecta la forma en la que una persona puede relacionarse con otros, más allá de su entorno laboral. Esto, considerando que los vínculos socioafectivos requieren de capacidades humanas muy específicas para una sana convivencia.

¿Cómo potenciar las habilidades blandas?
Contrario a las habilidades duras, las blandas se desarrollan a partir de la vivencia de experiencias personales y profesionales a lo largo de la vida. Ello incluye aprendizajes dados a partir del ensayo y el error, que también tienen un alto valor.

Además, artículos de investigación enfatizan la necesidad de agregar, durante la formación profesional universitaria, espacios de desarrollo de las habilidades blandas. Se recomienda que las instituciones incluyan planes para este tipo de educación, en la búsqueda de un mayor bienestar organizacional, minimizando el margen de renuncia.

Otra forma de desarrollar las soft kills es a través de juegos para los empleados, en las reuniones de la compañía. Los participantes pueden identificar su nivel de autoaprendizaje, autoeficiencia y capacidad analítica, así como las aptitudes para el trabajo en equipo, el liderazgo, la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Finalmente, otra metodología consiste en el acompañamiento de una persona que ya tiene gérmenes de buenas habilidades duras y blandas. Así, existe la figura de la mentoría o coaching.

Alguien es formado por otro que ya posee las características que se quieren potenciar en el aprendiz. Se genera un vínculo humano de retroalimentación constante y constructiva sobre el rol profesional y personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube
YouTube
Instagram
WhatsApp