13 de junio de 2024

Despertar Entrerriano

Diario de Concordia

Educación Infantil en la era digital: Que tan buena es la exposición de la tecnología a los niños en edad temprana

DESPEJANDO DUDAS: por Alejandra Siburu- Maestra Nivel Inicial

Como es la enseñanza de los más chicos hoy, en comparación con antes, como a cambiado con la tecnología y por que les esta costando mas hablar, son dudas que han surgido en nuestra sociedad en el último tiempo, para despejarlas desde Despertar Entrerriano nos comunicamos con Alejandra Siburu, maestra de Nivel Inicial en Esc. Nº 90 y Nº 72.

-¿Cómo es la adaptación que sufren los chicos?

«A mí lo que me pasa es que cada año las adaptaciones, los periodos de inicio son más fáciles. El niño viene realmente a la escuela buscando un lugar de juego, de disfrute, de aprender, es como que no lo sufren, lo necesitan. Antes por ahí les costaba despegarse de su familia, de su mamá, de la persona que está en su casa y que lo cría, pero ahora ya no pasa más eso, ya cada niño es como que necesita de un jardín».

-¿Por qué es diferente a como era antes?

«Porque yo creo que los padres están más fuera de casa, y los niños están más acostumbrados a no estar, a estar con otra gente: con abuelos, con tíos, a veces con empleadas; también la tecnología, todo eso hace que un chico tenga la cabeza más independiente y más seguridad. Creo que es como que va evolucionando cada año, son niños más seguros, son muy poquitos los que les cuesta despegarse de su casa, por lo general el niño que le cuesta despegarse de su familia es porque tiene por ahí una mamá o un papá inseguro que transmiten inseguridad».

«Generalmente, yo en cada reunión de padres les aconsejo: si cada familia, cada papá, cada mamá, está convencido de la institución que elige para su hijo, entonces ese papá, esa mamá tiene que tener la seguridad y transmitírselo a cada hijo; por ejemplo, una estrategia es no llegar con el niño alzado, el niño tiene que estar caminando de la mano con la persona adulta y esa es una manera también de darle seguridad; ahora, si uno lo trae alzado, le mostrás esa cosa de inseguridad, al niño se lo transmitís y llega mucho más débil. Es como que el papá debe ayudar al docente a que el periodo de adaptación sea realmente placentero».

-¿Cómo es la enseñanza de los más pequeños? ¿Qué valores instruyen a los alumnos?

«Es a partir del juego, de canciones; de parte del docente entregando mucho el cuerpo, tenés que ser activa, a mí por ejemplo me encanta el teatro, me encanta la música, me encanta cantar, me encanta el baile, me encanta la expresión corporal, y trato de transmitir de esa manera la enseñanza a los chicos. Y se aprende jugando, es así, son chiquitos».

-¿Cómo se evalúa a los más pequeños?

«Por lo general todo informe de cada niño va todo en positivo; primero en un informe se habla de sus logros, de todo lo que aprende, de todo lo que puede demostrar, y después cuando tenemos a un niño que le cuesta algo se dice por ejemplo «aún no logra», por ejemplo: armar un rompecabezas de seis piezas, todavía le cuesta el lenguaje o poder expresarse, o todavía le cuesta construir frases; no se pone: «no logra», «no puede», no, sino que se utiliza las palabras: «aún», «todavía», y así vas evaluando y también a través del juego, con canciones les enseñas los números, con poesías podés enseñar letras, y así vas manejando el entusiasmo de ellos y la manera».

«Por ejemplo, cuando trabajamos el 25 de mayo de 1810, trabajamos el antes y el ahora, entonces, yo les decía a los chicos que en la época de 1810, que fue hace mucho, mucho tiempo, no existía el wifi, no existía la perilla para prender la luz, no existían las lamparitas, que todo se iluminaba con velas. Realizamos una actividad didáctica y había uno que se agarraba la cabeza, estoy hablando de un nene de 5 años, se agarraba la cabeza y me decía «seño yo no puedo creer que no había wifi», porque hoy en día los niños son tan tecnológicos, ellos hoy tienen tanto, tienen desde el más humilde hasta el que tiene una buena posición económica, todos tienen un celular, todos tienen una pantalla de televisor».

-Los chicos hoy en día están muy metidos con el tema de la tecnología, ¿esto tuvo su auge o crecimiento en la pandemia? ¿Cómo afectó a los chicos?

«Sí, totalmente y no solamente del niño, sino también del adulto, porque prácticamente estuvimos un año y medio encerrados, y creo que todo el mundo se aferró a eso, no solo por placer, sino también porque teníamos el trabajo remoto, yo tuve que trabajar para mis dos escuelas con la computadora y con el celular. En la escuela de la mañana que es «Principito», donde todos tienen computadora, todos tienen tablet, podían estar todos frente a la pantalla y recibir una clase de las docentes, se pactaban unos horarios para poder encontrarnos todos y hacer Meet; y después todos los días se mandaban actividades, una actividad o dos, y con los niños de la tarde, que es una escuela con otra realidad económica, se trabajaba por mensajitos de whatsapp. Pero las respuestas y las evoluciones fueron muy buenas en las dos escuelas, uno trataba también de trabajar con títeres, de hecho me filmaba con títeres, cantando, disfrazándome, que la propuesta sea atractiva para los niños y puedan hacer la tarea».

-¿Es buena la exposición de los niños a la tecnología en edad temprana? ¿Cómo afecta a su educación? ¿Es diferente el aprendizaje con la tecnología?

«En la época de pandemia, si. Pero hoy estaría buenísimo que cada familia se pueda organizar con la tecnología y que cada niño pueda estar por ejemplo una hora por día; después tienen la tele, después tienen la película, es como que el padre tiene que ocuparse también de no ir a comer a un restaurante y para que no moleste al niño darle a tomar el celular y «callate, así yo puedo hablar con tu mamá» y todo tiene su justa medida y yo creo que en exceso obviamente no está bueno, no está para nada bueno. Además es impresionante el tema de la visión de los chicos, cada vez tengo más niños con anteojos. Podríamos decir entonces que tenemos una parte positiva y otra bastante negativa todas en su justa medida, pero todo el día un niño en una tablet, en el teléfono o en una compu ahí se complica».

-Como están tan metidos con la tecnología, ¿están perdiendo los niños sus capacidades de socialización? ¿Son capaces de divertirse sin recurrir a la tecnología?

«Si, totalmente, les encanta, se enganchan, me piden: «Seño, vamos a hacer una ronda», les encanta, se reenganchan, les encanta construir con cajitas o cosas que son materiales, etc. y que no sea solo siempre la computadora ni el teléfono ni la tablet, les encanta».

-¿Cómo es posible que los niños se concentren con tantas distracciones a su alcance?

«No, en eso no hay problema, a mí lo que más me pasa es que son chicos muy charlatanes, muy, muy charlatanes, eso sí. Pero después es el atractivo y la estrategia del docente, es la manera de presentar la actividad o el juego y eso es como lo reciben y por lo general lo reciben siempre con entusiasmo; a mí lo que me pasa hoy es que son niños muy charlatanes, pero cero agresivos, no pelean, nada, son todos muy respetuosos, pero sí no paran de hablar, hay momentos que me tengo que poner el límite porque no me escuchan a mí, no escuchan al compañero, porque tienen esa necesidad permanente de hablar».

-Hace poco salió un estudio que afirmaba que había bajado la calidad en la educación de los niños en el tema del habla, como que les estaba costando más lo que son las pronunciaciones, en su opinión, ¿cómo ve este tema?

«Sí, cada vez hay más niños con problemas en el habla, les cuesta y sobre todo cuesta que la familia entienda que tienen que ayudarnos desde la casa, porque la familia le entiende lo que necesita el niño porque le señala o porque ya le entiende cómo habla, pero yo les estoy permanentemente diciendo no te entiendo lo que decís, repetime, y bueno es una manera así de ir trabajándolo y hay muchos que ya van derivados a fonoaudiólogo».

-¿A qué se debe que les esté costando más hablar?

«Se necesita mucho la ayuda de la familia, en las reuniones de padres yo les digo «así como hablan, van a escribir en la primaria, si ustedes no me ayudan desde casa a repetir, diciéndole que vuelvan a repetir, que vuelvan a decir, que vuelvan a expresar su necesidad, yo sola desde la escuela no puedo», porque yo estoy todo el tiempo «no te entiendo, repetime», por ejemplo me dicen: «vato, vato, vato», es auto, entiendo igual, pero yo tengo que enseñarles a que hablen bien, entonces les hago repetir otra vez: «auto» y así separando en sílabas ellos lo repiten; pero yo sola no lo puedo hacer, porque conmigo están tres horas y media, o cuatro, pero después están todo el tiempo con la familia, y hay muchos niños que no se le entiende lo que hablan».

«Y otro tema preocupante es la educación bucal, consumen todo el día gaseosas, consumen jugos, hay nenes con sus dientes muy cariados que a la larga les duele, la terminan pasando mal, uno ve al niño llorando, sufriendo y porque llega la hora de la merienda, come una galletita y lo dulce claramente que le va a doler. Personalmente estoy trabajando en eso, soy como la maestra autoritaria pero no, pedí por favor que no traigan más jugo, ahora todos traen agua, así que el que lleva agua ese día es el rey o la reina, pero como todos llevan agua, son todos, y eso se agradece. Además estoy haciendo la campaña de la fruta, para que puedan ir llevando frutas también, para tratar de que sean comidas, meriendas más sanas. Entonces podemos resaltar que es importante que los padres estén cerca tanto de la escuela como de los maestros para ayudar en estas cosas».

-¿Cómo se adapta la escuela a una era digital en permanente cambio? ¿Está en riesgo la forma tradicional de aprender?

«No, pero ya la escuela está adaptada, las dos escuelas; tanto a la mañana como a la tarde, tenemos salas de informática, de computadoras, tenemos tablet también en las salas; están totalmente adaptadas, la parte de computación se trabaja en los dos turnos, en las dos escuelas. La forma tradicional del docente siempre va a estar, siempre porque aprender a leer se aprende con el sonido de las letras, ya no es más la M, la P, la T, es la «MU», la «PU», la «TU», y eso no está en la computadora, eso lo tiene que enseñar la maestra y el niño recibirlo, así que la parte tradicional va a seguir siempre».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube
YouTube
Instagram
WhatsApp