14 de junio de 2024

Despertar Entrerriano

Diario de Concordia

Eco Casa: Alojamiento turístico amigable con el ambiente

Estela Solana construyó una casa ecológica en su mente y con sus propias manos. Ella manifestó a Despertar Entrerriano las claves que tuvo en cuenta para su emprendimiento, porque frente al gimnasio municipal (Concordia), en el predio su domicilio alquila el espacio sustentable a sus huéspedes en el sitio Airbnb.

El patio de Estela es un lugar aprovechado y adaptado en materia de biodiversidad en todas las posibilidades que se pueda. “Le puse el nombre de Eco Casa, pero me gustaría llegar mucho más lejos con este proyecto sustentable. Tiene techo verde, baño seco, está construida en medio de los árboles con materiales reciclados, palos. Es mi orgullo”, expresó.

EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN

“Es como un proyecto personal, durante la pandemia esos dos años no hice mucho, todos hicimos muy poco y me aburría muchísimo. Me puse a pensar que proyectos que tenía en la cabeza podía llevar adelante. Y encontré una persona que pudo hacerlo por ser muy habilidoso, un chico que sabe de todo como electricidad, plomería, albañilería, y luego interpretando videos de YouTube, trayendo materiales para poder hacer el techo verde. Este se necesita impermeabilizar totalmente el techo que está debajo, tuve que pedir una geomembrana que venía de Salta, porque se vende para espacios gigantes, por ejemplo a municipios en rollos gigantes para los vertederos donde pasa la basura para que no perfore el líquido que sale de toda la basura la napa. El único que tenía un pedazo para venderme era de Salta, espere quince días el paquete, lo que frenó la construcción. Para el baño seco espere un inodoro que venía de Tandil, de la única fábrica separadora”.

En el ingreso al patio Estela tiene una bañera ya viejita que reutilizo como plantera con plantas acuáticas (camalotes), donde también vive una tortuga, sus perros también toman el agua de ahí. La que es llenada con agua de lluvia, para no echarle agua con cloro.

LA DUCHA

Explicó que lo primero que adaptó de su espacio destinado para la Eco Casa fue la instalación del lluveiro de su pileta (se usa para lavarse antes de entrar o al salir sacarse el cloro). Alrededor le construyó la forma cerrada para que funcione como ducha con madera de pallets. Debajo de la pileta están los escombros que fueron quedando de la construcción.
Sobre la habitación de huéspedes

“Lo más loco es que en la habitación de huéspedes no se necesita aire o ventilador, tiene climatización natural total. Además, está en medio de los árboles, la gente suele cortar los árboles para poder construir, en su caso tiene una especie de bosque alimenticio (también llamado bosque alimenticio, es un proyecto ecológico en el que se producen alimentos mezclando árboles frutales, nueces, tubérculos, enredaderas y muchas otras especies, para diseñar de la mano del hombre un sistema agrícola)”.

Estela comentó que era un galpón al que no se podía entrar en épocas de calor en verano y frío en invierno porque tenía un techo de chapas transparentes.

Cuando comenzó la pandemia fue mirando tutoriales para ponerle un techo verde para que se convierta el galpón en un lugar para habitar. A este techo verde se puede acceder por una escalera que está pegada a la casa. Por esta temporada de altas temperaturas y sequías en algunos lugares está desprovisto, pero ya le están agregando nuevos plantines de Kikuyo (pasto brasilero) para que se regenere.

“Como experiencia personal, cuando estaba regando el pasto, veía pasar de cerca los pájaros en pleno vuelo, se puede sentir la sensación de libertad que tienen ellos. Tengo araucaria que a ellos les sirve como protección porque los gatos por ejemplo no pueden subir ahí porque se pinchan”, mencionó Estela.

El DEC

Detrás del lluveiro está ubicado un DEC, que es como una sala de estar o un espacio para trabajar.
Detrás del DEC esta una cocina con muchos plantines, y el baño. El calefón lo único que hace es calentar el agua, mi idea es poner dos paneles fotovoltaicos para generar electricidad. Toda la pava eléctrica que está en el departamento, el hornito eléctrico, el frigobar, todo es de electricidad, entonces ser auto sustentable en eso”.

SOBRE EL BAÑO SECO

“La mezcla que se hecha en el inodoro lo que hace es extraer todos los olores que se van hacia arriba cosa que en un baño convencional de agua no tenés eso, o sea, vas al baño y la gente prende fósforos, pasa el ambiental porque queda olor porque queda ahí nomás. La instalación lleva a juntar la parte seca para mujeres y hombres debajo del inodoro en un recipiente. Las mujeres lo usan porque anatómicamente es adaptado y un mingitorio es lo que yo innove digamos que es para los hombres, que es mucho más ergonómico para hacer pis ya que embocar el inodoro es más difícil. Los secos se hacen sobre esta mezcla de aserrín, ceniza y hojas y esto cada vez que vas al baño, lo echas en vez del agua”.

-¿En todo este proceso quién la acompañó? ¿Quién estuvo ahí para apoyarla?

“Hugo, el encargado de la construcción que me hacía caso en todo y mis tres hijos”.

-Contanos sobre la inspiración de todo esto, ¿fue un youtuber?

“@canalinti me gustó, son todos investigadores. Youtuber, sí, eso para la construcción, pero él es y no es un youtuber. Por ejemplo en Chile hay uno haciendo un techo verde o un baño seco en distintos lugares, donde se ha hecho como experiencia esta bueno, entonces el tema ahí era más que nada, ¿qué pasa?. O sea, ¿porque esa transformación?, ¿a qué se debe? y bueno yo de la experiencia digamos, porque también tenía mis prejuicios, la vi en un viaje que hice a Francia en el 2017 que ellos tienen en zonas rurales donde no hay red de saneamiento local, están obligados a hacer o un sistema de biodigestor que es muy caro o esto entonces yo ahí probé lo que era un baño seco y pensé -esto es la solución-. Vienen a verlo como para sugerirse a algún pariente”.

-¿Costó mucho el proceso?

“La construcción que fue muchísima y paciencia porque los materiales los tarjeteaba, pero la mano de obra es en el momento. Después me tenía que reponer y arrancar. Yo lo llamaba a Hugo (el constructor) por etapas”.

-¿Por qué no lo alquila de manera clásica por inmobiliaria o particular?

“Primero porque “Airbnb” tiene ese público que es afín a estas cosas, es más tengo dos departamentos en realidad (el otro está ubicado en el mismo espacio y goza de la naturaleza cerca)”.

“Acá de todo tuve, australianos, griegos, viste todas las nacionalidades más insólitas y ahí me di cuenta de que esto es como una posta y qué pasa con el público argentino como es en dólares, yo lo alquilo re barato igual, pero como es en dólares, le ponen el impuesto país entonces allí yo, por eso lo quiero tan barato, porque con el impuesto país se va mucho más rentable. Lo otro que me propuso, que me permite es más espacio, de que no todo el tiempo uno debe estar ocupado, por ejemplo, “Booking” es imposible directamente, o sea, es muy complicado, entonces ni me pongo ahí y “Airbnb” me permite eso de hacerlo cuando puedo, cuando no tengo todo el tiempo ocupado en administrar o gestionar los espacios”.

-¿Qué diferencia de precio hay en estos dos alquileres?

“No hay diferencia de precio, igual el mismo, porque yo lo valoro, a mí me parece que es algo que vale la pena experimentar y lo que tiene “Airbnb” es que no es solamente el espacio que ofrece sino la experiencia, qué sé yo a los de acá no les ofrezco la gran cosa, pero por ejemplo, tienen un entorno verde que les encanta. Una cosa que me preguntan es “¿a cuánto estamos del centro?” se imagina que estoy en las a seis cuadras de la plaza principal. Esa es otra fortaleza”.

“Por ahí todavía no hay público argentino para valorar esas cosas, que ya lo va a ver igual, pero bueno, por ahora es así”.

-Claro, ¿qué le comentan que es lo mejor de la ciudad?

“Bueno, obviamente la gastronomía. Se valora mucho el tema de la carne de los precios de los vinos, esas cosas como que son preciados, no pasan desapercibidos”, aseveró Estela.

-¿Desde un principio pensó en darle un aprovechamiento turístico a todo esto?

“Dos años seguido viajé a Europa por una beca primero de una cosa y después por otra beca de otra cosa, que me las buscaba yo normalmente. Y a mí me gusta mucho viajar, por eso también es parte de poder ser anfitriona. Es qué cosas me gustan a mí cuando viajo de eso de estar en un lugar donde sea como muy familiar, amigable en cuanto a tener relación con las personas y ahí cuando empecé a buscar para alojarme. Yo allá me enteré de este sitio de “Airbnb” entonces cuando volví dije, pero yo puedo hacer lo mismo en mi casa tranquilamente y ahí arranqué con este”.

“Siempre tuve cosas como fantasías de hacerlo, pero me parecían como muy difíciles y en el camino le voy agregando cosas- por ejemplo, descubrí que hay una colombiana que tiene un proyecto social para las villas en un barrio de Medellín, pues es colocar arriba de los techos comunes de lata de la villa, botellas PET, ahí tengo un stock para hacer más. Ponés tierra con especies productivas como lechuga la más resistente o rabanitos, yo tengo que han estado todo el año que lo plantaron y se puede consumir o para vender y lo mejor de todo es que tienen climatización porque imaginen lo que debe hervir en esos barrios de chapa y ahora yo lo estoy haciendo en este y lo voy a hacer en otro techo como para tener mi techo verde, falso techo verde, pero yo le pongo aloe vera esas plantas que son como súper resistentes”.

-¿Es posible para los que conozcan su idea construir su propia Eco Casa?

“Claro, hay un tema, que por lo menos tenés que disponer de un mínimo de terreno para poder hacerse cargo de lo que generas, por ejemplo yo sé que los biodigestores tienen como un sistema que se llama aguas grises que tienen que ir a algún lugar, tienen que ir a la tierra, también ese es un tema por eso tenés que disponer de un terreno pero no es una inversión inalcanzable. Sí vos tenés un terrenito re podes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube
YouTube
Instagram
WhatsApp