9 de febrero de 2023

Beneficios de la grama para la salud y sus contraindicaciones

La grama suele emplearse en la medicina natural, debido a sus propiedades antiinflamatorias, diuréticas y antioxidantes. ¿Cuáles son sus usos?

La grama, de nombre científico Cynodon dactylon, es una planta que pertenece a la familia de las gramíneas, misma de la cual hace parte el trigo, la avena y el maíz. Puede alcanzar los 40 centímetros de altura y se caracteriza por tener tallos rizomatosos, hojas rígidas, planas y algo vellosas, además de espigas de florecillas en tonos morados. A menudo, crece en suelos europeos, aunque también se extiende por África, Medio Oriente y partes de América del Sur. Es bastante apreciada en jardinería, ya que recubre con su verde los céspedes y es bastante resistente.

Sin embargo, más allá de esto, sus rizomas se emplean en la medicina natural debido a su composición y sus propiedades. Estos se destacan principalmente por su contenido de sales minerales, además de ácidos grasos y antioxidantes.

Principales compuestos activos de la grama

Hay quienes no conocen la grama más allá de sus usos ornamentales. Lo cierto es que sus rizomas se cosechan para elaborar remedios caseros y suplementos, en combinación con otras plantas. ¿La razón? Concentran sustancias activas con propiedades farmacológicas.

Tal y como lo detalla una publicación en Journal of Food Science and Technology, sus principales compuestos son los siguientes:

-Ácido palmítico.

-Ácido linoleico.

-Ésteres metílicos (palmitato de etilo, linoleato de etilo y oleato de etilo).

-Ácido dihomo-ã-linoleico.

-5-hidroximetilfurfural.

-Maltol.

-Retinol.

-Fitol.

Además, contiene glucósidos, sales potásicas y fructosanas, que inciden en sus propiedades para la salud. Para ser más precisos, se le atribuye actividad antiinflamatoria, diurética, depurativa, antioxidante e hipoglucemiante.

No obstante, muchas de estas propiedades aún no están respaldadas por la ciencia. Y aunque muchos la utilizan como medicina natural, hay que emplearla con prudencia, sobre todo si existen enfermedades de base.

Beneficios de la grama para la salud

En la medicina tradicional, la grama se ha utilizado como complemento para mejorar la salud renal y metabólica. No obstante, hasta la fecha no se han hecho suficientes investigaciones para soportar sus propiedades. Algunos estudios disponibles se realizaron en laboratorio y en animales, por lo que existe la necesidad de investigar sus efectos en la salud humana. De todos modos, repasamos sus principales aplicaciones medicinales.

Salud renal

Dada su complejidad, las enfermedades renales deben abordarse de la mano del médico o el especialista. La grama no es un tratamiento alternativo ni de primera elección para afrontar estos problemas. Pese a esto, su aporte de antioxidantes y su efecto diurético sí resulta beneficioso de manera complementaria.

Un estudio en ratas compartido a través de Avicenna Journal of Phytomedicine determinó que una dosis mínima de 200 mg/kg de C. dactylon fue útil para reducir la formación de cálculos renales. Esto también se evidenció en un estudio previo, hecho también en ratas, que concluyó que un extracto de grama ayudó en la prevención de la nefrolitiasis, además de estimular la eliminación de la deposición de oxalato de calcio en los riñones.

Retención de líquidos

Un estudio hecho en ratas, divulgado a través de Research Journal of Pharmacy and Technology, habla del potencial diurético de la grama. La planta se ha utilizado durante cientos de años como estimulante de la eliminación de líquidos retenidos en el organismo.

En el experimento citado, los investigadores observaron que la administración oral de un extracto acuoso de raíz de Cynodon dactylon, en dosis de 100 mg, 250 mg, 500 mg y 750 mg/kg de peso corporal, tuvo efectos diuréticos. De este modo, se cree que puede apoyar el tratamiento de los trastornos edematosos o enfermedades no edematosas que empeoran por el exceso de líquidos. En sí, los agentes diuréticos impulsan la homeostasis de agua y de electrolitos para controlar o evitar tales problemas de salud.

Hipertensión arterial y diabetes

Como remedio complementario, la grama se ha empleado para prevenir la diabetes y la hipertensión arterial. En primer lugar, se le atribuyen propiedades hipoglucemiantes que apoyan la disminución de los niveles altos de glucosa en la sangre. Por otro lado, su efecto diurético y sus antioxidantes ayudan al control de la presión arterial.

Con relación a esto, un estudio en ratas con diabetes tipo 2 determinó que los extractos de hojas de Cynodon dactylon (200 mg/kg/día) y Phyllanthus niruri (600 mg/kg/día), administrados vía oral, favorecen el control de la diabetes y la hipertensión coexistentes.

Otros posibles usos de la grama para la salud

Debido a sus propiedades diuréticas y antiinflamatorias, los remedios con grama se emplean para reducir los síntomas de la artritis y la inflamación reumática.

Los ácidos fenólicos y los flavonoides presentes en C. dactylon promueven la colagénesis, lo que le confiere potencial como agente cicatrizante de heridas.

Coadyuva en la recuperación muscular, el alivio de la fatiga y la reducción de calambres, debido a su aporte de potasio.

Sus propiedades antiinflamatorias y depurativas se asocian con la protección hepática. Con este fin, suele emplearse en fórmulas con otras plantas, como el cardo mariano, la fumaria y la centaura menor.

Su infusión suele emplearse para rehidratar el cuerpo y reponer minerales.

Riesgos y contraindicaciones de la grama

No obstante, se recomienda un consumo prudente y puntual, pues en exceso puede ser perjudicial. Ahora bien, hay casos en los que es mejor evitar su ingesta. Estos abarcan lo siguiente:

-Cardiopatías e hipertensión. Si bien la grama ha mostrado efectos antihipertensivos, hay que consultar al médico antes de probarla como complemento. De hecho, debe evitarse su uso simultáneo con medicamentos para este trastorno.

-Embarazo y lactancia. No hay estudios que hablen de la seguridad en estas condiciones. Por ello, es mejor evitarla.

-Tratamientos con anticoagulantes, antidepresivos, antidiabéticos, entre otros. No hay que pasar por alto que la planta puede provocar interacciones con estos fármacos, lo que potencia o reduce su acción.

-Enfermedades hepáticas. Aunque se habla de cierto beneficio de la grama para la salud hepática, hay que tener cuidado si ya hay enfermedades de base en el hígado. Tanto las plantas como los suplementos pueden derivar en complicaciones.

Dosis y modo de consumo

Las partes aéreas de la planta contienen heterósidos cianogénicos que pueden provocar intoxicación. Por tal motivo, se emplea solo el rizoma. Las dosis de grama pueden variar según su presentación. A menudo, los extractos líquidos o tinturas sugieren tomar 30 gotas al día, diluidas en agua o zumo. También está disponible en polvos para infusión. Así, se consumen 3 gramos por cada taza de 250 mililitros.

Las decocciones pueden ingerirse solas o en combinación con otras plantas diuréticas. Suele repetirse su ingesta 2 o 3 veces al día. En cualquier caso, conviene preguntar al herbolario por las cantidades y el periodo máximo de consumo.

Algunas combinaciones herbales con grama son las siguientes:

-Para reducir la presión arterial alta: rizoma de grama, barbas de maíz, tilo, cola de caballo e hinojo. Se mezclan 10 o 20 gramos de cada planta. Luego, se toma una cucharada de la mezcla y se agrega a una taza de agua hirviendo. Pasados 10 minutos, se puede consumir.

-Remedio para las piedras en los riñones: para potenciar la capacidad diurética de la planta, se combina su rizoma con arenaria, diente de león, ulmaria, avena e hinojo. Primero se hace una infusión con 20 g de grama y diente de león. Una vez lista, se combina con las demás plantas. Se toma una taza después de cada comida principal.

¿Qué hay que recordar sobre la grama?

La grama (Cynodon dactylon) —particularmente su rizoma— tiene interesantes aplicaciones medicinales como diurético, antiinflamatorio, antihipertensivo y remineralizante. No obstante, hasta la fecha, no se han realizado suficientes estudios en humanos para corroborar las propiedades que se le atribuyen. Por lo anterior, es un remedio herbal que ha de emplearse con moderación, solo de forma puntual y complementaria. Por ningún motivo sustituye las medidas terapéuticas dadas por el médico. Tampoco debe ser un tratamiento de primera elección.

Si hay enfermedades preexistentes o si se están tomando medicamentos, será el profesional de la salud quien determine si su consumo es seguro. ¡Tenlo en cuenta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *