13 de agosto de 2022

UN VIOLENTO DESALOJO

En la noche del martes, en calle Güemes al 600 ocurrió un desalojo que tuvo ribetes violentos, a decir por el protagonista de la historia. Allí vive un hombre mayor, de 90 años, quien estaba hace más de 28 años en la compañía de quien él mismo crió desde los 3 meses, Juan Manuel López, quien a su vez formó pareja con una mujer y tienen un hijo en común. La convivencia era aparentemente normal, hasta que esa noche llegaron los hijos legítimos del anciano y desalojaron por la fuerza a López y su familia, tomando literalmente posesión de la casa.

El citado López charló con “Despertar Entrerriano” y dio su versión de los hechos esa misma noche: “aparecieron los hijos verdaderos, me echaron para afuera porque quieren hacerse cargo del padre, según dijeron, pero más quieren hacerse cargo de la casa. Me sacaron del cuello, le pegaron a mi madre, e incluso me amenazaron con un cuchillo, con un 32. Me quieren echar a la m…porque a ellos le pertenece la casa y la quieren para ellos. No sé si quieren estar con el padre, pero quieren la casa”.

A pesar de no ser hijo verdadero de quien vive en la casa, Juan Manuel vive allí desde que tenía sólo 3 meses de edad y lo ratifica: “Sí, yo ahora tengo 29 años pero él me crió desde los 3 meses de edad y hace 28 años y medio que vivo con mi padre (él lo llama así, obviamente)”.

Al referirse al estado de su abuelo, Juan Manuel dijo que “estaba bien, le habíamos dado la pastilla. Pero a partir de ahora ni idea de lo que le va a pasar. Él pregunta por mí, me llama a cada rato, porque soy el único que lo entiende y ahora se quedaron a cargo los hijos”.

Luego amplía diciendo que “con mi señora éramos quienes lo atendíamos, lo bañábamos, le cocinábamos, ya que los otros no lo entienden. Nosotros somos los únicos que lo entendemos. Un día yo, un día ella, lo bañábamos, lo afeitábamos, le dábamos de comer, limpiábamos su habitación, todo lo que hay que hacer en un hogar”.

Para finalizar, dejó en claro su pretensión no solo ante nuestro requerimiento periodístico, sino también como una manera de dirigirse al Fiscal de turno: “Yo quiero que se esclarezca esto, porque en la calle no puedo quedar. Tengo mi familia, mi hijo, mi señora. Sí o sí tengo que tener mi casa. Ellos tienen casa propia, auto, trabajo, tienen todo. El tema es que me llama a mí, porque me nombra a cada rato y ahora no sé qué va a pasar”, concluyó.

1 comentario en «UN VIOLENTO DESALOJO»

  1. Que descarados por dios eso de que lo bañaban cosinavan y lo afeitaban tdo mentira son un mentirosos Nada que ber lo q dise manuel Sommer El es un criado ciempre estubo solo hay Jamas lo baño lo afeito Y Mucho menos Le dava de comer le conplaba pan con Mortadela y lo mantenia enserrado en la piesa tda sucia con olor a feo y claro que aparecieron los hijos verdaderos porque se cansaron de que un criado le este Robando tdas las cosas Asta la plata Y tdos los materiales de la casa le robo asta las ganas de vivir al pobre viejo y ha hra se viene aser el victimo. ha Hra que esta ah cuidado de su hijo verdadero esta mejor Tda loa mediacamentos a horario Lo bañan tdos los dias le dan vien le comer esta vien alimentado Y Lo sacan a que tome aire. y el Abuelo de 90 años Chocho esta con el hijo verdadero el mismo dise gracias hijo por estr nadie me atendia como lo estas asiendo vs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.