9 de febrero de 2023

Ascendió invicto: Real Concordia hizo historia

Real Concordia se consagró Campeón de la Primera División B de la Liga Concordiense de Fútbol, y así obtuvo el ascenso para jugar en la Primera División A incluso en esta misma temporada, ya que está incluido en el Torneo Clausura que empezará el 28 de agosto.

Real le ganó ayer a Juventud Unida por 1 a 0 con un gol de su creador, Nahuel Benítez, en el primer tiempo.

Así, este muy joven equipo hace historia dentro de nuestro fútbol porque tiene menos de dos años de fundación y en el primer torneo oficial que juega en mayores logra el ascenso, y por si fuera poco en forma invicta. Además, cuenta con el técnico más joven de la divisional (Gabriel Milera) y habrá que buscar en los libros de historia para saber si no es el más joven de todos los tiempos en consagrarse en nuestro fútbol. En definitiva, todos los récords cayeron para los de naranja, verde y blanco, quienes ayer vivieron una gran alegría tras el pitazo final del árbitro. Y como quedó dicho, ya Real jugará el próximo Torneo Clausura de primera división e incluso será rival de Colegiales en la primera fecha.

Juventud Unida de Benito Legerén lo dejó todo ayer durante el partido, y también es para aplaudir su campaña, su protagonismo en los torneos y la seriedad y compromiso que siempre pone en cada presentación. Un club con mucha historia que no dudamos que va a redoblar esfuerzos para intentar volver a primera.

El partido de ayer fue de tono discreto, donde los dos se cuidaron más de lo que intentaron jugar. Fue un partido casi sin medio campo porque los dos se dedicaron a pelotas cruzadas, a hacer trabajar de espaldas a sus delanteros y de allí tratar de hilvanar alguna jugada.

De todas maneras, el que arrancó mejor fue Juventud ante una dubitativa defensa de Real que cometió errores conceptuales y también prácticos, que por suerte para ellos no pudo usufructuar Juventud.

Pero ese dominio se vio sacudido a los 16 minutos, cuando Real pudo llegar con pelota al pie y pensar un poco. Tras un centro desde la derecha, Nahuel Benítez estaba donde tenía que estar, cerca del área chica, y con un toque de calidad de su pierna derecha clavó la pelota entre el palo izquierdo y el arquero, para salir a festejarlo con sus compañeros y su gente, que cubrió toda la tribuna que da espaldas al Anfiteatro Walter Perafán.

Un golpe poco menos que inesperado para los de Carlos Echavarría, quienes siguieron intentando casi jugando de la misma manera que lo estaban haciendo. Y a los 26 estuvo cerca del empate, cuando con el arquero vencido Matías Guiffrey se cruzó en el punto del penal para despejar lo que era el empate de Juventud.

Real casi ni se inmutaba y trataba de cerrar los caminos aunque sin tirarse atrás. Es que tenía muy cortado su circuito y Nahuel Benítez tenía que bajar mucho para conectar con Luna o Toledo, o algún otro mediocampista que estuviera libre. Así y todo, a los 40 Toledo exigió una muy buena respuesta del arquero Villalba, que evitó el dos a cero.

Las malas noticias continuaron para Juventud, porque a los 44 fue expulsado Alexis Ríos, con roja directa, por una fuerte entrada contra Toledo.

En la segunda mitad el partido fue directamente aburrido, porque Juventud quería y no podía, y Real se iba conformando poco a poco con el uno a cero. Además, a los 12 minutos perdió a Nahuel Benítez quien sintió una molestia en su rodilla y pidió el cambio. A partir de ese momento fue como que Real perdió el “faro” y se comenzó a tirar más peligrosamente atrás. Pero Juventud no mostró, al menos en forma evidente, una reacción como para arrinconar a su rival aun teniendo un hombre menos en el campo de juego. Nunca se notó la diferencia, claro.

Los cambios trataron de sacudir a uno y otro equipo, pero sin resultados positivos. Los minutos se fueron consumiendo con solo algunos atisbos, que no llegaron ni a sustos y llegó el pitazo final de Diego Atonietti (de buen arbitraje), para que todo Real sea un ramillete de jugadores festejando, de la gente saltando en las tribunas y alguna que otra lágrima recorriendo la mejilla de jugadores, incluso los más jóvenes, que veían coronado un gran esfuerzo de todo el año. Y son quienes quizá con el tiempo van a “caer” de que hicieron historia en una espléndida tarde de domingo , a cancha llena y para ellos con sabor a Primera División A.

Todo terminó en una hermosa fiesta, sin ningún tipo de problemas, con muchas familias en la cancha, que otra vez lució con unas 2.500 personas (sino 3000) disfrutando de una tarde de esas que también va a costar olvidar.

SÍNTESIS

Juventud Unida: Rubén Villalba, Mauro Ríos, Emiliano Sosa, Leandro Alegre, Cristian Gaiga, Tomás Verón, Maximiliano Flores, Rodrigo Haddad, Julio Agüero, Alexis Ríos y Juan Galvarini.

Suplentes: Nahuel Araujo, Gabriel Saboredo, Juan González, Franco Castro, Axel Saboredo, Mauro González, Lucas Leguizamón.

DT: Carlos Echavarría.

Real Concordia: Brian Romero, Marcelo Rojas, Francisco Russo, Gonzalo Echavarría, Matías Samudio, Matías Guiffrey, Samir Bonasola, Nahuel Ojeda, Nahuel Benítez, Diego Luna, Ramiro Toledo.

Suplentes: Tiziano Nuñez, Ubaldo Gómez, Hernán Rivero, Enzo Da Rosa, Cristian Córdoba, Nicolás Villarreal, Samir Samudio.

DT: Gabriel Milera.

Gol: PT: 16m. Nahuel Benítez.

Cambios: ST: 7m. Mauro González por Haddad (JU), 12m. Hernán Rivero por N. Benítez (Real). 25m. Cristian Córdoba por Bonasola (Real), 34m. Axel Saboredo por Sosa (JU). 34m. Nicolás Villarreal por Toledo (Real).

Incidencia: PT: 44m. Expulsado Alexis Ríos (JU).

Árbitro: Diego Antonietti (bien).

Cancha: Libertad (buena).

Público estimado: 2.500 personas.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *